Macaco

Rompes el silencio
y todo se llena de vida;
tus palabras nunca paran,
y se adornan con tu cariño.

Imposible no quererte
sigues “Eterna Sonrisa”,
tus locuras nos ponen de cabeza
y las tristezas se pierden.

Jinete en sueños sin cabeza,
Inquieto risueño macaco,
llevas en tu alma mi legado;
Peregrinando en las estrellas…

Y así afrontas el mundo sin miedo,
valeroso niño guerrero.
Dejando atrás el reinado basto
con tu alegría escribiendo versos
que conquistan la eternidad del tiempo.

Feliz Cumpleaños, hijo!!!!

4 comentarios:

Lycette Scott dijo...

Que bello, seguramente ese hijo debe quererte tanto como tú a él

Acerina dijo...

¡Que lindo!!!!

Besos & Bendiciones a ambos...

La LLama Violeta dijo...

que lindo esto "valeroso niño guerrero"...

felicidaes y bendiciones para el peregrinito...

besitos para ti...

Lully dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo
Una inspiración que vale la pena, me despierta diferentes sentimientos fraternales y tiernos.
Un abrazo cálido y que disfrutes sin tiempo el cumple de tu hijo!