Bendiciones tras buscar mis sueños





En el intento incontestable de recobrar mis sueños
Cierro los ojos, perdido; tras el giro indetenible de lo que veo.
Palomas blancas a cielo raso abren paso a una luz incandescente
Confundiendo un cielo colorido difuminándose en el horizonte.

Dónde me encuentro, no se donde estoy!!
Mas sin embargo, es innegable que aquí antes he estado.
Mis ropajes han cambiado y mis limitaciones no existen.
Orquídeas de fuegos me muestran el camino andado;
Son mis huellas las que están marcadas, pero mi nombre
No es el mismo con el que soy invitado, ni con el que voy.

Escucho la mar en cada paso, como una caracola en mi oído,
Mientras continuo expectante por un puente coralino.
Delfines blancos, saltan durante mi travesía y me escoltan
Y mientras más me acerco, siento que mi ser se reconforta.

Dónde me encuentro, aun me pregunto…
Se abre una enorme puerta, y mientras más adentro más seguro.
Más seguro de que me encuentro más cerca del cielo
Y que mis pies ya no tocan la crudeza de la tierra,
Más seguro de que el cielo, el mar y cualquier parte de la tierra
Convergen con equilibrio en el mismo punto.

Hay júbilo y magia, hay arlequines y lindas manzanitas
Hay un hechizo que te sumerge y te limpia el alma.
Hay palmas arribas danzando con las hadas de la alegría.
Hay pequeños osos con grandes corazones y alas.

Dónde me encuentro, ya no importa la pregunta…
Quisiera por siempre quedarme en esta mágica fantasía
Donde todo cuanto pasa te permite agraciar la vida
Sin importar el tiempo, o las necias dudas…
Donde el sol puede encontrar a su amada reina luna
Mientras suavemente se arrulla con las olas de la mar.

-Hola mi niño!- escucho con sencillez y dulzura.
Mi sonrisa aflora con el resplandor de la mirada que me aguarda
Y tras las cortinas que adornan una hermosa cuna,
Poco a poco, voy descubriendo el rostro de la voz que me acariciaba.

Dónde me encuentro, ya tiene respuesta…
Y el porque la búsqueda de mis sueños, aquí me ha llevado;
Aunque aun estando perdido aquí siempre tengo alivio.
Y al Imperio del Sol he regresado para bendecir al astro niño
que consigo traerá motivación y esperanza en sus manos
enalteciendo más aun esa mirada con su presencia…

Mis más gratas reverencias, mi bella princesa
Y a sus pies una vez más este alicaído peregrino
Se levanta, para bendecir a ese pequeño angelito
Que sembrará con esperanza, inmortales estrellas.

2 comentarios:

La LLama Violeta dijo...

HOOOLA PEREEEEE....

gracias pr tu mensaje y tu visita amigo.. gracias por tan bello concepto, gracias por no olvdarme, gracias por tus letras...

un beso fuertemente violeta...

Princesa dijo...

Hola lalito lindo Gracias te envio mil Besos por favor no dejes de escribir.